2 de junio de 2015

Rosaceae: Rosa agrestis

Rosa agrestis
Savi (1798)



Sinónimos
Rosa arvatica Baker (1864)
Rosa elatior Rouy (1875)
Rosa losae Pau
Rosa obversa Borbás (1891)
Rosa rubiginosa subsp agrestis (Savi) Hook. f. (1884)
Rosa sepium subsp agrestis (Savi) Nyman, nom. illeg. (1878)

Nombres vernáculos
(cast.) Escaramujo; Rosal silvestre
(cat.) Gavarrera; Gavernera; Roser silvestre

Familia
ROSACEAE – Rosáceas



Color de la flor: De blanco a rosa tenue.
Floración: Marzo a Julio.
Ecología: Se cría entre los setos, en los pastos, forma parte de la orla de distintos bosques (carrascales, quejigales, coscojares, fresnedas, olmedas). Indiferente al substrato, se desarrolla principalmente sobre substrato calizo, aunque también lo hace sobre margas, areniscas rojas o pizarras. Vive lugares de suelos profundos, frescos y en exposiciones de soleadas a sombreadas.
Rango altitudinal: 100 – 1.500 m.
Distribución: Regiones Eurosiberiana y Mediterránea. Aparece disperso por gran parte de Europa (hasta el paralelo 55º N) y, desde la Península Ibérica y el NW de África, hasta Polonia, Rumanía, S de Rusia, Crimea y Anatolia.
Ocupa casi toda la Península Ibérica y las Baleares.


Observaciones: Se trata de un arbusto alto (hasta 3 m), de ramas erectas o arqueadas (casi trepadoras), con acúleos ganchudos de base decurrente, que a veces faltan. Hojas con fuerte olor a manzana, y con 5-7 folíolos, glabros o ligeramente pelosos, elíptico-lanceolados u obovado-lanceolados y denticulación doblemente aserrada. Las flores se presentan en inflorescencias multifloras, con los sépalos lanceolados, pelosos en su cara interna y borde de dorso glabro y margen glanduloso, reflejos tras la antesis, caedizos. Los pétalos de igual longitud o algo más cortos que los sépalos, escotados con los estilos libres. Los frutos tienen forma ovoide o urceolada, lisa de color rojo obscuro.
Algunas plantas que viven en crestas venteadas o en lugares secos, presentan folíolos más pequeños y más estrechos, se han venido llamando Rosa agrestis f. parviflora R. Keller.





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada